El presidente del Comité Municipal del PRD dijo que Nava recurre a grupos de choque para “impedir que la sociedad conozca quién dio la orden de agredir a la oficial del Registro Civil”.

Por Redacción

“Hay desesperación en el alcalde Nava, y por eso recurre a la violencia y a la represión, usando grupos de choque para impedir que la sociedad conozca quién dio la orden de agredir a la oficial del Registro Civil, Teresa Carrizales, el primero de julio”, señaló Ernesto Barajas, presidente del Comité Municipal del PRD en la capital potosina.

Barajas Ábrego denunció así que en la sesión de Cabildo de este 15 de julio, “llegaron grupos de golpeadores, que se han visto al servicio del alcalde en otros eventos, a agredir, a golpear, y, como lo muestran los vídeos y las transmisiones en vivo, a faltarle al respeto tanto al regidor Eloy Franklin como a la regidora Ana Pineda”.

El dirigente municipal perredista añadió: “Esto surge precisamente porque hay miedo, hay situaciones ya de desesperación del alcalde, y con esos actos solo está desencadenando más inestabilidad municipal y más violaciones a los derechos humanos”.

A ese respecto, añadió: “Hoy mismo el alcalde dispuso que se le impidiera el acceso de la regidora Ana Pineda al Cabildo, y lo hacen de manera alevosa y ventajosamente”.

Explicó: “No querían que entrara la regidora, para que no pudiera implementar su punto en la orden del día, de solicitar cuentas al secretario general Sebastián Pérez, a quien se identifica como el autor intelectual de los ultrajes cometido contra la abogada Teresa Carrizales”.

Con esos objetivos de impedir la participación legal de la citada regidora, añadió Barajas: “Llegaron al grado de llevar golpeadores, de llevar agitadores, para impedir que un grupo de mujeres se manifestaran de forma pacífica a favor de la licenciada Carrizales, así de grave está la situación”.

Anunció que después de esto, el PRD refrenda su apoyo y se suma a la lucha de la licenciada Teresa Carrizales al decirle al presidente de la República: “Que ponga ojo, porque estamos ante un pequeño tirano que quiere reprimir a golpe de violencia, y a golpe de imposición de mercenarios”.

Pero lo peor de todo, añadió: “Es que no deja que las sesiones de Cabildo se lleven a cabo como deben de ser; esto es histórico, nunca habíamos visto esta brutalidad, pero, sobre todo, una falta de respeto, donde llegara gente permitida por el alcalde para correr a los propios regidores de oposición”.

Sobre estos últimos representantes del Cabildo, refirió: “Los golpearon, los impulsaron a salir, y esto lo hacen evidentemente para tratar de que esta sesión sea privada y encubrir a los responsables de la violencia ejercida contra Teresa Carrizales”.

De esa manera, indicó: “Esto le confirma a la gente que el alcalde no es más que un represor; esto es grave, nunca habíamos visto que dos regidores fueran expulsados por grupos de choque; esto es importante que lo revise el Congreso, el gobernador, y el presidente de la República: en la ciudad de San Luis Potosí hay ingobernabilidad”.

Planteó así: “No hay manera de que se lleve a cabo un Cabildo, no hay manera de que se lleve a cabo una discusión, lo mejor para todos es que se proponga la disolución del Cabildo por falta precisamente de manejo en este tipo de sesiones”.

“No podemos permitir que un alcalde violente de esta manera una institución como lo es el Cabildo”.

Comentarios