La CEDH emitió recomendación en el 2015 que marca varios puntos que el Edil capitalino no quiso ver.

Por Azdruval Vélez

A mediados de semana y tras el desalojo violento de comerciantes ambulantes de la Plaza del Carmen, una de las tantas justificaciones que hizo el alcalde Xavier Nava para solapar el uso excesivo de la fuerza pública, fue la de una recomendación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos emitida en el 2015.

Nava Palacios, indicó que dicha recomendación versa sobre el derecho que tienen los potosinos a tener un Centro Histórico con movilidad y acceso al patrimonio cultural.

“Hay una recomendación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos del año 2015, en el mes de junio, en la que se establece que todos tenemos derecho al Centro Histórico, todos tenemos derecho al patrimonio cultural, al libre tránsito y a la movilidad”.

Sin embargo, el alcalde capitalino omitió señalar que dicha recomendación que tiene como número 18/2015, en primer lugar va dirigida al entonces alcalde Mario García Valdez y no al Ayuntamiento, y es para regular el comercio informal en el centro de la ciudad.

Además, se solicitó al edil de ese entonces:

– Implementar políticas para una sana competencia, en las que se combata el trabajo infantil y se EVITE LA REPRESIÓN HACÍA LOS COMERCIANTES ESTABLECIDOS EN LA VÍA PÚBLICA.

– Crear mesas de diálogo para la regulación del comercio informal.

Realizar un diagnóstico del ambulantaje.

– La capacitación del personal de la Dirección de Comercio en varios rubros como el de los derechos humanos.

– Notificar sobre las posibles omisiones cometidas por los trabajadores de la Dirección de Comercio.

Ninguna de estas realizada por la administración navista.

En el documento también se habla de la problemática con los puestos semifijos, las banquetas y zonas reservadas para el transporte público urbano que se encuentran obstruidas, situación que dificulta el acceso de los pasajeros y pone en riesgo su integridad física.

También se señala el riesgo por las conexiones irregulares de energía eléctrica que abastecen los puestos en la vía pública y la contaminación sonora generada por la música a alto volumen, así como el hecho de que algunos puestos impiden la visibilidad de las cámaras de seguridad de las corporaciones policíacas.

A pesar de estos señalamientos, el alcalde Xavier Nava, decidió desalojar únicamente a los comerciantes de la Plaza del Carmen, mientras que los informales que se encuentran en lugares donde obstruyen los lugares para el ascenso y descenso de pasajeros, o tienen ruido excesivo por la venta de música pirata, no han sido tocados por la actual administración.

Comentarios