Dentro del Articulo top

 

El fracaso del proyecto político del alcalde Xavier Nava Palacios comenzó desde hace mucho, cuando el edil traicionó a liderazgos panistas que confiaron en él, pero una vez asumiendo la presidencia municipal les volteó la cara y gobernó sin el partido.

En dos años, él se encargó de dilapidar su carrera política por ‘coquetear’ con unos y con otros y buscar ser candidato a gobernador por prácticamente todos los colores, lo que al día de hoy lo tiene sin posibilidades.

Con la dignidad a rastras, el alcalde toca y toca puertas e incluso recurre a procedimientos legales para forzar una candidatura, la cual, al menos los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y Conciencia Popular, ya le negaron. Incluso, la posibilidad de reelección se le está yendo de las manos toda vez que la coalición entregará esa candidatura al PRI.

Soberbio desde que llegó al ayuntamiento, dio muestras de desprecio a la dirigencia panista, y en el inter de su gobierno, operó con aliados del Partido de la Revolución Democrática en la Ciudad de México, identificados como ‘Galileos’, para apoderarse del partido en la entidad.

De hecho, el único partido de la coalición ‘Sí Por San Luis’ que pugnó por empujar a Nava como candidato fue el propio PRD, por ello, queda en el limbo la posibilidad de que el alcalde provoque un rompimiento.

Mientras Nava y su gente tenían la mira en el PAN, desde las sombras se acercó a Morena.

En su segundo informe de Gobierno, mientras las dirigencias nacionales del PAN y el PRD le daban el espaldarazo, presentó un video totalmente fuera de contexto en el que aparece Porfirio Muñoz Ledo hablando de la gran relación con el doctor Nava.

En ese entonces, el diputado federal disputaba la dirigencia nacional de Morena, lo cual, provocó en Xavier Nava una confianza desmedida, pues total, sino era con el PAN, podría ser con el PRD, o podría ser incluso con Morena.

Seguramente en ese momento sufrió demencia y se olvidó de las innumerables muestras de desprecio a las políticas de la ‘cuarta transformación’, desde firmar un despegado diciéndole al presidente Andrés Manuel López Obrador “yo sí quiero contrapesos”, hasta ir a dar portazo a Palacio Nacional con gobernantes contrarios a la Federación.

Ya en el proceso interno del PAN, se veía que las cosas no venían bien para el alcalde con licencia.

Un día después de que operó la declinación de Sonia Mendoza Díaz a su favor en un contexto de denuncia por supuestos actos irregulares de sus contrincantes (ya estaba justificando la derrota y el irrespeto al pacto de unidad), el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, hizo un posicionamiento contra el actuar del entonces precandidato.

En automático se le cerró la puerta tricolor.

Recapitulando un poco. Mientras operaba con PAN, PRD, PRI y Morena, en el entorno del registro de nuevos partidos políticos a nivel nacional, Xavier Nava fue un promotor desde las sombras de ‘México Libre’, encabezado por el expresidente Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala.

Como alcalde dio apoyo y todas las facilidades para la operación de brigadistas de este proyecto político, e incluso, en una visita de la ex primera dama, el alcalde la recibió en su casa y la tuvo como huésped.

Buscaba a toda costa tener opciones para ser candidato, y de hecho, esta puerta fue la primera que se le cerró dado que los Calderón-Zavala no consiguieron el registro de su partido.

A la alcaldía llegó mediante una alianza en la que además del PAN participó Movimiento Ciudadano de Eugenio Guadalupe Govea Arcos.

En su momento, y luego de que el MC no participó con ‘Sí por San Luis’, Xavier Nava también negoció con el dirigente partidista y diputado local, la posibilidad de ser candidato de este partido, sin embargo, tras fracasar esa posibilidad, el partido anunció que en San Luis Potosí sería una mujer su candidata a la Gubernatura.

En este caso existe una mínima posibilidad de que busque la reelección solamente con el MC, lo que resultaría en una casi segura derrota escandalosa en las urnas.

La operación de Xavier Nava llegó a tal nivel de desesperación, que en algún momento buscó un acercamiento con el senador por el Partido Verde Ecologista de México, Manuel Velasco Coello, para no solo intentar posicionarse ante los liderazgos nacionales del partido, sino también, para intentar disminuir la fuerza e influencia del diputado federal Ricardo Gallardo Cardona en este instituto político.

En este caso la situación acabó de forma muy simple, el legislador chiapaneco nunca estuvo interesado en dialogar con el alcalde.

El camino de Xavier Nava se desvió desde que previo a las elecciones del 2018 fracasó en su intento de ser candidato independiente a la alcaldía capitalina.

Si en ese momento, el ahora alcalde hubiera enfocado sus esfuerzos en desmarcarse de todos los partidos e ir por su cuenta, seguramente la historia sería distinta.

A manera de burla dado que no pasó de una publicación en redes sociales, un usuario de Facebook comentó en alguna nota informativa que Xavier Nava pudiera ser candidato a gobernador por el partido de reciente creación, Redes Sociales Progresistas.

Días después, este instituto político anunció que su candidato será el cuestionado exdiputado José Luis Romero Calzada, acusado de huachicoleo y casos de corrupción durante su paso por el Congreso del Estado.

De ser cierto que Xavier Nava estaba en la baraja de RSP para postularlo, el hecho de que este partido se haya decantado por el priista, es una clara muestra de que el proyecto político de Xavier Nava no solo está muerto, sino que está totalmente enterrado.

Comentarios