Un grupo de uniformados municipales agredieron a una familia, entre ellos a menores de edad.

Por Redacción

Gracias a una cámara de video vigilancia particular, se logró captar como este pasado martes 6 de agosto (mismo día del violento desalojo de comerciantes), un grupo de elementos de la Dirección General de Seguridad Pública Municipal de San Luis Potosí, agredieron, amenazaron y violentaron a una familia en la colonia Progreso.

Sin importar la presencia de menores de edad, los policías arremetieron en contra de una persona que se encontraba sin camisa quien fue estrangulado por una oficial como método de sometimiento, sin embargo, una persona del sexo femenino logró liberarlo a través del diálogo con la uniformada.

Está situación molestó a los demás policías municipales quienes trataron inútilmente de retener una vez más a esta persona que ingresó al domicilio ubicado en la calle Mariotte, mientras otros elementos se llevaron a una persona con playera negra quien fue subida a una de las patrullas.

Iracundos los policías arremetieron con actitud por demás “gorilezca” en contra de la puerta de la casa de los afectados, con patadas, palos en la mano y amenazas se mantuvieron por varios minutos a las afueras de esta residencia ante los ojos atónitos de los presentes.

En una camioneta que se encontraba estacionada frente al domicilio se encontraba un menor de edad resguardado y horrorizado por esta situación y ante la amenaza de uno de los elementos policíacos, quien haciendo gala de su actitud prepotente abrió varias veces la puerta de esta camioneta.

Una vez que se retiraron unos cuantos metros de esta camioneta de color gris, llegó otra menor a rescatar al pequeño para ingresarlo en uno de los domicilios, mientras los policías seguían en espera intimidante de algún indicio que les permitiera regresar con palos, armas de cargo y hasta gas pimienta a amedrentar a la familia.

Las patrullas involucradas en esta lamentable agresión son la 3590 y la 3870 además de otra de la que no se percibe el número; en el lugar también estuvo una patrulla de la Policía Metropolitana que únicamente se dedicó a observar el atroz hecho.

Comentarios