Una vez más, con lujo de prepotencia, inspectores de Comercio generan pleito en la vía pública

 

Un grupo de inspectores del Ayuntamiento de San Luis Potosí decidieron llegar abruptamente y sin siquiera identificarse, para llevarse la mercancía de un grupo de comerciantes ambulantes que se encontraban en el pasaje Othón a unos cuantos pasos del Palacio de Gobierno, lo que provocó el enojo de los vendedores y las personas que se encontraban en el lugar.

La mercancía en disputa eran cubetas con nueces, chapulines, fruta seca, entre otros artículos artesanales comestibles; de las cuales se intentó de decomisar más de cuatro tinas por parte de los inspectores municipales de Comercio, quienes lograron llevarse una.

Los comerciantes de estos productos quienes son originarios del estado de Veracruz y quienes señalan que esta es la forma de llevar el sustento diario para sus familias, indicaron que no es la primera vez que sucede este tipo de actos que consideran como un robo por parte de la administración municipal a cargo de Xavier Nava Palacios.

“Llegaron como cinco o seis contra uno de nosotros que estaba sólo, no dijeron nada, nada más agarraron las cubetas y se las llevaron, hace como quince días nos tiraron toda la mercancía, todo nos tiraron”.

Y es que las multas por la venta de este tipo de productos resultan fuera de la proporción, según dieron a conocer este grupo de comerciantes, al indicar que les preocupa perder una vez más la inversión que con esfuerzos hicieron para intentar ganarse la vida de forma honrada.

“Una vez nos cobraron como 1 mil 600 por dos cubetas, mejor se las dejamos, no tenemos con qué pagar (…) ahora tendremos que pagar quién sabe cuánto, nada más se llevaron una”.

Este hecho generó el malestar tanto de los vendedores quienes vieron cómo se llevaron su producto, como de las personas que estaban en las cercanías quienes catalogaron este hecho como una injusticia, una muestra de prepotencia y como un robo solapado por las autoridades del municipio capitalino. Los ambulantes, incluso señalaron que se encuentran bajo esta situación porque el propio municipio no ha querido otorgarles un permiso.

“Ya fuimos varias veces a la Unidad Administrativa, y no nos quieren dar permiso, ellos nos dicen que nos vayamos a vender a las orillas, pero… ¿qué vamos a vender?”.

Comentarios