Dentro del Articulo top

Habitantes de San Vicente Tancuayalab y todos los huastecos no permitirán que se lleven el agua de la región.

Por Daniela Bravo

El alcalde de San Vicente Tancuayalab, José de Jesús Soni Bulos, afirmó que en la zona Huasteca se enfrenta escasez de agua, por lo que antes de impulsar el proyecto Monterrey VI, que busca traer agua del Río Pánuco por un ducto de 502 kilómetros de longitud que iniciará su trayecto en la huasteca de San Luis Potosí, se debe garantizar el agua en la región.

Detalló que entre 2003 y 2004, cuando se realizaban foros ciudadanos para impulsar la construcción de las Termoeléctricas de Iberdrola en Tamazunchale, se contemplaba a la zona Huasteca como una región semiárida, es decir, que se preveía a futuro sobre este problema de falta de agua.

“Hoy se está batallando como para poder llevar este vital líquido a Monterrey, sabemos que están batallando también en Nuevo León, pero tenemos que asegurar primero el agua en la entidad”

El edil dijo ser respetuoso de los proyectos que a nivel federal se contemplen, aunque fue enfático al indicar que el pronunciamiento que hizo el Gobernador Ricardo Gallardo Cardona de que el Agua de los potosinos se quedaría en la entidad, es respaldado por habitantes de San Vicente Tancuayalab y de todos los huastecos.

“Escuchando los comentarios de la ciudadanía, se niegan a entregar su agua, no lo van a permitir, no están ellos de acuerdo”.

Dijo que de efectuarse este proyecto, se prevén conflictos sociales y ambientales, citó el caso del proyecto El Porvenir, un sistema regional de agua potable que nace por la necesidad de desincorporar a la cabecera municipal de Ébano de los canales de riego del sistema Pujal Coy.

“Los cauces naturales que daban a algunas presas naturales o lagunas naturales los abrieron Y ahora van a dar al río, no tenemos almacenamiento de agua, todo se va al río y prácticamente al mar, entonces yo creo que primero habría que ver el tema la zona”.

Dijo que actualmente en San Vicente se enfrenta este problema, ya que para una sola comunidad de 2 mil 500 habitantes se requieren hasta seis o siete viajes de pipas de agua diarios, y es un gasto que no tiene previsto el ayuntamiento.

Comentarios