También resaltaron los múltiples riesgos y desgastes que se viven a lo largo de la pandemia frente al agravamiento de la violencia machista durante la cuarentena

Por Fernanda Padilla 

Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, un contingente de feministas realizó distintas intervenciones al renombrar las calles del Centro Histórico con el nombre de mujeres de distintas esferas mediante un movimiento fue denominado “Ni una calle más, Ni un monumento más a sus héroes”.

Mediante la movilización “Vivas Nos Queremos” las colectivas emitieron un pronunciamiento que destaca que frente una ciudad pensada en clave masculina que no visibiliza las historias y las existencias de las mujeres frente al lenguaje patriarcal que las coloca como acompañantes, amantes frágiles, musas y silentes, y cuerpos domesticados, frente a la historia de hombres, escrita por hombres, que no han pensado a las mujeres como otredad.

También resaltaron los múltiples riesgos y desgastes que se viven a lo largo de la pandemia frente al agravamiento de la violencia machista durante la cuarentena y a las complicaciones que han surgido en el contexto de la misma para dar con tu dignidad a la organización feminista en las calles, “frente a todo ello, es que el día de hoy 8 de marzo de 2021, Día Internacional de las Mujeres, hemos intervenido nombres de calles para ocuparlas con narrativas propias, y visibilizar a mujeres trabajadoras de San Luis Potosí”.

“Sus héroes no tienen valor alguno para nosotras, sus monumentos de hombres armados, o de hombres con trajes, sus calles tapizadas de nombres de políticos y generales, son solo un lienzo para intervenir con historias propias de lucha, no somos las mujeres esculpidas por hombres, cuyas estatua adorna la ciudad, aquellas que se ubican detrás o desnudas, y puestos para contemplar, tampoco somos la mujer, somos las mujeres, en plural, diversas y creadoras, somos las trabajadoras, las encapuchadas, las brujas guardianas de la memoria, las niñas, las mujeres con discapacidad, las madres, y las que estamos en huelga de vientre, las lesbianas, las de los murales del barrio, las locas, las putas, las desterradas, las infieles, las traidoras, y millones más, somos nuestra experiencia singulares, y nuestra resistencia colectiva, y aquí estamos otra vez en las calles, este 8M, tomándolas y resignificándolas, porque, ¿qué son las calles?, sino un territorio de lucha”.

Comentarios