Dentro del Articulo top

 

-La propiedad constará de 50 hectáreas de la Sierra de Álvarez, tendrá cabañas y hasta una Iglesia en medio del complejo.

CN13 Noticias tuvo acceso exclusivo la proyección virtual de lo que se ha denominado campamento “fifi”, en la Sierra de Álvarez y cuyos inversionistas son funcionarios del Ayuntamiento panista de San Luis Potosí.

La propiedad se encuentra a 50 minutos de la capital del estado, dentro de un paisaje frondoso en la Sierra de Álvarez, y que a los lados hay un pequeño valle con dos lagos, hacienda, casa de campo, animales exóticos, y una enorme reja perimetral.

La proyección digital a la que tuvo acceso este medio, se ha denominado a la propiedad Hotel Sierra, en la que se aprecia una construcción estilo rústico-campirano con diferentes áreas, para distintas actividades recreativas, incluida una capilla y distintos jardines, evocando a una especie de pueblo en miniatura, rodeado de los cerros y la vegetación característica de la Sierra de Álvarez.

Hotel Sierra es un ambicioso proyecto que construyen el tesorero, Rodrigo Portilla Díaz; el director de Desarrollo Municipal, Oscar Valle Portilla y el director de Deportes, Ricardo García Rojas, todos ellos familiares que trabajan en el municipio capitalino y cuyo sueldo no alcanza para comprar y construir un proyecto de las dimensiones proyectadas en el video.

El recorrido virtual que se hace del proyecto se aprecian algunos cuartos o cabañas, el recorrido te va llevando al corazón de la propiedad donde se ubicará una Iglesia, después te guía a una zona de tiendas o restaurantes y finalmente al área donde se ubica una alberca.

La investigación realizada por La Orquesta.Mx ha ventilado como el lugar donde se construirá se trata del rancho “El sumidero”, propiedad del notario en retiro Bernardo González Courtade, mismo que aportó 10 hectáreas para que funcionarios de primer nivel de la administración municipal se encuentren construyendo un hotel y campamento con una inversión proyectada en 50 millones de pesos.

En ella también se indica que la tierra se aportó a través de un cuidadoso contrato en calidad de “promesa de venta”, que implica en términos legales discrecionalidad pública de la operación al no ejecutarse un cambio de dominio de la tierra y por lo tanto no estar obligados a dar parte al registro público de la propiedad, pues en todo caso, ejecutarían la compra hasta dentro de 10 años.

Así es como los primos Portilla y el Director de Deportes, han planeado su Campamento fifi, una propiedad cuestionada ya que no se sabe a ciencia cierta el origen de la millonaria inversión.

Comentarios