Dentro del Articulo top

Un especialista remarca que los nuevos servicios de streaming y la pérdida de licencias clave serán un factor para la caída de su valor de mercado.

Stephen McBride, analista del mercado financiero, entregó en Forbes una predicción negativa para el futuro de Netflix. El especialista clama que “su peor pesadilla se ha hecho realidad”.

Dicho escenario implica directamente a su valor de mercado, el que bajaría considerablemente en el corto plazo. Según anticipa, este caerá en un 50% desde sus actuales $165 mil millones de dólares, en un proceso que se llevaría a cabo “en uno o dos años más”. Cada acción caería a los $225 dólares, lo que representa cerca de un 40% de su valor actual.

La causa de esa inminente caída financiera tendría una sola causa: la oleada de nuevos streamings que irrumpirán en el mercado, por parte de compañías poseedoras de las más importantes franquicias del entretenimiento, y la perdida de licencias importantes que han sustentado a la oferta de Netflix.

Hasta hace poco, Netflix era el único jugador de streaming en el pueblo. No solo disfrutaba de virtualmente no tener competencia. Mucha de las más grandes y poderosas compañías de la Tierra ayudaron a Netflix construir su negocio. El fundador de Netflix, Reed Hastings, hizo un montón de cosas bien, pero su jugada maestra fue arrendar series y películas que otras compañías producen (…) Eso funcionó increíblemente bien. Netflix ahora tiene 149 millones de suscriptores, más que cualquier compañía de cable. Pero este mundo ahora se ha ido“, recalcan en Forbes.

La irrupción de Disney+ representa la nueva mayor competencia, cortesía del catálogo de un imperio que incluye a las clásicas películas animadas, Pixar, Star Wars, Marvel Studios y contenido de 20th Century Fox como Los Simpson. Al mismo tiempo, su costo será solo la mitad de Netflix.

Pero no son los únicos, ya que las marcas más populares que arrienda Netflix volverán a las manos de los dueños de sus derechos. Es lo que pasará con The Office en Estados Unidos, ante el lanzamiento del streaming de NBC, mientras que WarnerMedia arremeterá recuperando a Friends y cargando la batalla con todo el poder de su catálogo que incluye a HBO y todo lo de Warner Bros, incluyendo los héroes DC.

Y todo eso representa un problema, ya que según la firma Jumpshot, más de la mitad de las 50 series más populares son propiedad de compañías que lanzarán sus propios servicios de streaming.

Netflix, en todo caso, se ha organizado en los últimos años para reducir la caída en picada. Su principal aval son los 149 millones de suscriptores que pagan para tener acceso a su plataforma. Al mismo tiempo, en estos dos últimos años ha gastado más de $25 mil millones de dólares para crear contenido original, lo que se traduce en que su oferta de lanzamientos en el último año ponga especial énfasis en sus originales.

También siguen creando alianzas con otras compañías. Es lo que les permite tener los derechos de Star Trek Discovy y Better Call Saul fuera de Estados Unidos o estrenar películas como Annihilation, The Cloverfield Paradox y Shaft que fueron desechadas por sus distribuidores en el mercado mundial.

Pero la conclusión de Forbes es que pese a que Netflix sobrevivirá al golpe, cortesía de su alcance global y la fuerza que le entrega ser la primera gran compañía de su tipo, haciendo el trabajo de sumar suscriptores y crear sus propias marcas populares como Stranger Things, inevitablemente su valor de mercado se resentirá.

Más aún, la competencia será dura una vez que las bibliotecas de los otros streaming equiparen la cancha, poniendo en entredicho el dominio absoluto que Netflix ha tenido durante toda esta década.

 

Comentarios
plus. abajo articulo