De manera anónima por temor a represalias, los ciudadanos han manifestado ser víctimas y testigos de hechos delictivos.

Por Miguel Ángel Lucio

Ni de día, ni de noche, los vecinos y comerciantes del Barrio de Santiago pueden estar tranquilos, pues los robos a casa habitación, comercios, de autopartes, a transeúntes y cristalazos, están a la orden del día.

De manera anónima por temor a represalias, los ciudadanos han manifestado ser víctimas y testigos de hechos delictivos.

“La inseguridad ya es cada vez más tremenda, los negocios tienen que cerrar temprano, la gente que viene de comunidades con sus camionetas o autos, les quitan las baterías, les arrebatan su celular, hasta los útiles escolares que dejan en las camionetas igual, se llevan todo”.

Varios de los vecinos no solo han sido testigos, también víctimas de la delincuencia, pues cada vez los hechos delictivos en la zona de Aquiles Serdán, 16 de septiembre y Damián Carmona la falta de alumbrado origina que haya más actos delictivos.

“A todo mundo le da miedo hablar, porque desgraciadamente la gente que está en ese problema, pues también aquí los tenemos de vecinos”.

Durante la noche, la oscuridad se apodera de las calles las cuales lucen desoladas.

“Nosotros ya más de las 9 de la noche ya no nos gusta salir… hace poquitos días se dio una pequeña riña, no sé la pararon luego pero sí hubo detonaciones”.

Los vecinos ya no tienen confianza de las autoridades, quienes no hacen acto de presencia hacen en la zona ante los llamados de auxilio, por lo que advirtieron de que se den casos de linchamientos.

“La verdad sí, creo que ahorita la ciudadanía poco a poco, le voy hacer honesta tenemos que levantar los cuernos, porque ya es muchísimo… ahorita la vecina tiene esa evidencia y de nada le sirve”.

Hace un tiempo, uno de nuestros entrevistados fue víctima de robo, las cámaras de video vigilancia grabaron todo, pero de nada sirvió porque el presunto delincuente sigue gozando de su libertad.

“Yo pensaba poner un taller, entonces, sí se llevaron compresores, cortadoras, bicicletas, baterías y mucha herramienta”.

Aunque el tiempo ha pasado apuntó que las cosas en el Barrio no han mejorado, sino todo lo contrario, han empeorado.

“Hay mucha gente que nos dedicamos al comercio y la gente ya no se acerca, roban al transeúnte, va pasando la gente y los asaltan”.

En su caso, de Ricardo Mendoza Torres, propietario de un taller de hojalatería y pintura, destacó que, si bien él no ha sido víctima de la delincuencia, sus clientes sí, por lo que se corre el riesgo de que sus negocios resulte afectado ante el incremento de la inseguridad.

“Se han incrementado considerablemente los robos, los robos a casa habitación, los robos a transeúntes, los asaltos y estamos pidiendo apoyo para que atiendan esa situación ya que, aunque no he sido víctima directamente de eso, me preocupa que nos afecte en la parte de la empresa”.

Por su parte, Rafael Noriega comentó que a su negocio se han querido meter en dos ocasiones, pero afortunadamente no lo han podido conseguir, aunque la situación de inseguridad ha provocado una baja en las ventas.

“Si es un poco complicada, ha habido muchos asaltos, mucho robo a baterías de vehículos, se han metido a negocios, al mío intentaron de ingresar empezando este año en enero y el pasado fin de semana también intentaron ingresar, pero no pudieron, pero sí me dañaron las cámaras de seguridad que tengo en el negocio”.

Ante la falta de atención de las autoridades municipales y estatales, los vecinos se han estado organizando para ver crear un comité ciudadano, el cual trabajará para mejorar las condiciones de seguridad en el Barrio de Santiago y con ello lograr recuperar la tranquilidad que prevalecía hace algunos años.

Comentarios