El vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosí dijo que la seguridad “sigue siendo una tarea pendiente en San Luis Potosí”.

Por Miguel Ángel Lucio

El vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, dio a conocer que un sacerdote de la capital potosina fue víctima de la delincuencia luego de que este fuera raptado, golpeado y despojado de sus pertenencias, entre ellas un automóvil, situación que generó alerta entre la comunidad religiosa, que los obligó a establecer protocolos para evitar este tipo de situaciones vuelvan a ocurrir.

“Lo golpearon, lo amarraron varias horas, se llevaron toda la información que uno suele tener en el automóvil, también el carro se lo llevaron”.

En ese sentido, señaló que la seguridad en la entidad ha dejado mucho que desear, pues ya nadie se salva de ser víctimas de la delincuencia, ni siquiera los representantes de la Iglesia.

“La violencia es algo que está resultando imparable en nuestro estado, que es una de las grandes preocupaciones. La seguridad sigue siendo una tarea pendiente en San Luis Potosí”.

Pese a que la víctima confesó que se dedicaba al sacerdocio con el objetivo de detener el asalto, esto no resultó y el hecho delictivo se consumó.

Respecto a esta situación, el sacerdote interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) a fin de que se lleven a cabo las investigaciones correspondientes, además de que esta situación lo orilló a tener que recibir atención psicológica y legal.

Finalmente, señaló que ante ello se emitieron algunas recomendaciones a los integrantes de la comunidad religiosa, entre las que se destacan evitar contestar llamadas de números desconocidos, denunciar cualquier acto de extorsión, evitar atender a los feligreses durante las noches y siempre estar alertas ante cualquier situación de riesgo.

Comentarios