Por: Redacción

“Dios los hace y ellos se juntan”, o “ladrón que roba a ladrón …” la sabiduría popular nunca falla y en esta ocasión estos refranes están como “anillo al dedo” en cuanto a la relación de la ex operadora política de Xavier Nava, Alejandra Hermosillo.

Traicionero, oportunistas, ventajosos como son ambos personajes, no tardaron mucho en distanciarse y “limar sus asperezas” en público, al menos por la sobrina de Ere Aguillon, singular persona conocida por sus negocios de “trata de blancas”, y en donde su sobrina es la principal promotora.

El caso es que después de que por mucho tiempo manifestaron amor a ultranza entre las mujeres mencionadas y el “torombolo” N. Palacios, al final como era de esperarse terminaron a mentadas de madre.

Alejandra Hermosillo en su momento ilusionada por su tía, Ere Aguillon se creyó el cuento de que Xavier N. Palacios la iba a designar regidora, pero al no poder cumplir con ese acuerdo “Torombolo” N. Palacios ñas convirtió en “aviadoras” del ayuntamiento, es decir cobraban sin hacer nada, el problema surgió cuando las posibilidades de reelección de reelección del alcalde con licencia cayeron abruptamente, motivo por el cual al las mujeres en cuestión decidieron “abandonar el barco” y subirse al del combo de las papas y el refresco, tal vez pensaron que faltaba chile o picante.

Una vez instaladas en la campaña del refresco Alejandra Hermosillo sacó todos los “trapitos al sol” del también conocido como Xavier “Babas” Nava.

Aseguró que le robó la regiduría, “para negociar sus compromisos políticos, incumplió cada compromiso, le falló a todos, se robó el dinero de las tarjetas “En son de paz”, dejó a la gente que trabajó en campaña fuera para darle trabajo solo a la familia de los Portilla, le sigo?”, Culminó con su publicación en sus redes sociales.

 

Después fue más allá y aseguró que su ex jefe Xavier N. Palacios, “licitó obras solo para sus cuates, la Sierra de Alvares (sic) es cierta, le incumplió al pan (de nuevo sic), maltrato a la policía, arrastró a Teresa Carrizales por defender a Sebastián Pérez su enano y nefasto secretario del ayuntamiento, enjuiciaron a los policías que solo seguían órdenes y una larga lista de etc”.

Al final en sus redes sociales y en una nueva publicación expresó, “se espantaban de gallardo y actuaron peor, despidiendo, humillando y amedrentando a quienes los hicimos ganar,en fin qué se puede esperar la gente sin honor ni gratitud”.

Comentarios