La lucha libre en México no solo está vinculada con el espectáculo deportivo, sino también con la cultura y tradición del país.

Por Miguel Ángel Lucio

“Ahorita en la actualidad no se vive de la lucha, tienes que tener otro trabajo aparte de la lucha”. Latín Queen

“Tengo 25 años como luchador, ahorita yo tengo mi trabajo, esto yo lo agarro por tradición de familia”. Mr. Marca

“Siempre había dicho que iba hacer mis trajes para mí solo, pero la realidad de que muchos compañeros te piden máscaras, mayas, de todo”. BOGAR

La lucha libre en México no solo está vinculada con el espectáculo deportivo, sino también con la cultura y tradición del país, además de la cuestión histórica de la migración rural a las grandes ciudades que se vivió hace 80 años, donde la gente luchaba para adaptarse a una nueva vida.

Esto originalmente era precisamente más una actividad popular de los migrantes precisamente rurales ya urbanizados, en una especie de asimilación, adaptación a la ciudad y donde precisamente este sentido de la vida como una especie de batalla de todos los días como es la vida en el campo”, así lo indicó, el sociólogo David Madrigal.
<–!nextpage–>
Si bien la lucha libre fue un escaparate para crear a nuevos héroes de carne y hueso, que surgen del bajo mundo y que luchan con lo desconocido, es una especie de analogía del drama de la vida cotidiana.

“Nadie sabe de ellos hasta que ya se vuelven figuras, héroes, mitos o se han instalado ya en el imaginario cultural de la gente y entonces es que adquieren una relevancia”.

La lucha libre representa un espacio de catarsis, donde la gente al presenciar este espectáculo puede decir lo que quiera, pues se trata de un espacio donde se aceptan ese desfogue.

En el espectáculo de la lucha libre, hombres y mujeres buscan convertirse en los nuevos ídolos de la afición, como Fer quien, caracterizada de Latín Queen, busca en este mundo ser reconocida por sus habilidades arriba del ring.

“Muchos dicen que yo me he abierto puerta por mi papá, por ser la hija de Cirujano Hernández, por traer una dinastía atrás de mí, piensan que por eso yo estoy en las luchas estelares o he luchado con gente de México, no lo digo yo, mucha gente me lo ha dicho que soy buena en este deporte y lo he demostrado”.

Pero su lucha no solo es demostrar que es mejor en el cuadrilátero, sino también en su vida profesional como Licenciada en Fisioterapia.

“Ahorita estoy estudiando la maestría, trabajo en una escuela con niños de discapacidad… yo aquí implemento lo que es fisioterapia, que es rehabilitar a los niños”.
<–!nextpage–>
Y es que de ser el ídolo de la afición no se vive, hay que buscar otras actividades para poder salir adelante, como lo hace Mr. Marca, quien no solo lucha el en ring para sacar unos pesos, también busca otros medios de ingresos.

“A lo mejor mucha gente voltea y dice es un gran negocio, no, nosotros vemos por el deporte… y pues prácticamente a veces hay que picar piedra…yo quiero decirte que Mr. Marca es padre de familia”.

Y para no perder la tradición en su familia, él continúa en la lucha libre no solo como luchador, sino como entrenador de niños, niñas, mujeres y hombres, que lo combina con sus actividades como empleado de la CFE.

“Se batalla un poco cuando hay que luchar los domingos, entre semana porque bajas golpeado, bajas cansado… y ni modo eres padre de familia y tienes que hacer la tarea que todo mundo hace, llevar a sus hijos, ir a trabajar, a ganarse el pan de cada día”.

Pero hay quienes han visto a la lucha como un estilo de vida redituable, que más que verlo como un negocio, es una actividad que les llena de satisfacciones, como Bogar, un luchador veterano que encontró dentro de este mundo un área de oportunidad.

“Esto es como cualquier trabajo, es tedioso, es pesado, pero me gusta hacerlo… desde que empecé como luchador, lo empecé a practicar para hacer mis propios equipos y de ahí nació, yo creo que siempre había dicho que iba hacer mis trajes para mí solo, pero la realidad a muchos compañeros son los que te piden máscaras, mayas, de todo, capas chamarras y todo eso a veces lo vas realizando y se hace como una tarea diaria, un trabajo diario”.

Son más de 100 años de la lucha libre en México, muchos han sido los personajes que se han dado a conocer y se han convertido en ídolos, y aunque pareciera que va en decadencia, ellos seguirán luchando.

Comentarios