Dentro del Articulo top

Trabajadores de la Dirección de Parquímetros acechan a maestros de la Escuela Ignacio Aguilar

Por Daniela Bravo

Como medida recaudatoria la administración encabezada por Enrique Galindo Ceballos habría dado la indicación de “cero tolerancia” al momento que vence el tiempo del parquímetro, situación que lacera los bolsillos de maestros y estudiantes de centros educativos ubicados en el Centro Histórico.

Docentes de la Escuela Primaria Ignacio Aguilar se sienten acechados por trabajadores del área de Parquímetros, quienes no les dan ni cinco minutos para volver a pagar el servicio; maestros de la institución educativa denunciaron que los servidores públicos se dirigen con prepotencia e incluso se justifican al indicar que “la indicación es de cero tolerancia”.

La maestra Lucy quien da clases en esta primaria indicó que aprovechó el receso para salir a poner más dinero al parquímetro y aunque la directora avisó a los trabajadores que ya bajaría la docente, estos le colocaron la ‘araña’.

“Estoy muy inconforme en la cuestión de que se nos pone la araña, yo si soy maestra no puedo andar subiendo y bajando a cada rato y desatender a mis alumnos, (…) yo sabía que anteriormente había un límite de tolerancia ya venía a ponerle al parquímetro y aun así me pusieron la araña”.

La profesora comentó que lo correcto sería que en esa zona educativa tuvieran la atención de dar tolerancia o colocar cajones especiales para trabajadores municipales, señaló que no se pueden estacionar en otras zonas, ya que el área es insegura y corren el riesgo de que roben los coches o baterías.

Se mostró inconforme al indicar que como usuaria sea obligatorio pagar con tarjeta o forzosamente contar con monedas para pagar la multa.

Otra usuaria reclamó a los trabajadores quienes colocaron la araña, pese a que aún restaba más de una hora de parquímetro, los trabajadores municipales alegaron que no se veía el ticket.

Por otro lado, un estudiante de estomatología, José Navarro se quedó sin comida para pagar la multa, comentó que no habían pasado ni 10 minutos de haber vencido el tiempo y ya le habían colocado la araña.

“Estoy molesto porque todavía ni pasaban los 5 minutos, ya venía a poner dinero para regresar a clases y ya tenía la araña, (…) la verdad considero con fines recaudatorios, me quedé sin comida, estudio estomatología y no es una carrera barata”.

Comentarios