Dentro del Articulo top

El Drible

Una semana con futbol por todos lados, fecha doble en la Liga MX, la tercer jornada de Champions League, y, por qué no, también partidos de la Europa League, ya adoptamos como nuestros los más importantes torneos Europeos, muy a pesar de que se juegue en otro continente y que tal vez la oportunidad de asistir a uno de esos partidos resulte igual de distante, todos conocemos a un hincha de Real Madrid, Manchester United, Bayern de Múnich, París Saint-Germain —por mencionar algunos de los más populares— que gracias a los canales de paga y recientemente a las plataformas de streaming, seguir a las estrellas internacionales o a los clubes más importantes a día de hoy es más fácil que hace algunos ayeres.

Aunque, pareciera otro deporte el que se juega acá, allá todo un espectáculo con partidazos y equipos que juegan a ganar, en la liga local se juega a no perder, sosteniéndose la pasión del aficionado solo del sentimiento de irle a un equipo, de ser parte, de encajar. Para muestra el reciente Chivas vs Xolos, sin goles, pocas llegadas, carente de emociones, no hay ni como compararlo con un Manchester United vs Atalanta o un Liverpool vs Atlético de Madrid.

‌En el terreno de las comparaciones, la más popular tuvo un nuevo capítulo, el argentino Leonel Messi en el partido vs Leipzig, fue el jugador clave para que su equipo actual PSG diera vuelta al marcador; tan solo un día después, el portugués Cristiano Ronaldo consigue una hazaña de proporciones similares para llevar a la victoria a Manchester United consumando por su parte, una heróica remontada. ¿Por qué no tratar de emular esa clase de partidos que favorescan al espectáculo? Partidos donde los dos equipos intenten ganar y dejen de jugar a no perder.

Actualmente se habla más de lo que pasa afuera de los estadios, riñas entre barras, armas dentro del estadio, gritos homofóbicos, todo… menos futbol. Y es que ya son más atractivos los juegos semi profesionales o amateurs que sentarse o asistir a un estadio para ver un partido de futbol, todo parece tan mecanizado, pocos intentan algo diferente, dentro de esos muy pocos Rubens Sambueza, un jugador cercano al retiro.

Es cierto que no siempre se puede jugar bonito y ganar, pero al final del día no hay que olvidar que el futbol es un espectáculo deportivo y el aficionado paga un boleto esperando pasar un buen rato, para admirar a los actores principales, sentir la emoción de gritar goles, de aplaudir un esfuerzo defensivo o disfrutar de una buena atajada, incluso para poder decirle a los más pequeños, yo jugaba como el que trae la 10 iba a ser futbolista pero me rompí la rodilla.

En ese sentido, vecinos de la MLS con una liga que muchas veces es señalada y criticada por “jugar sin defensas” está entendiendo mejor que se trata de un show deportivo y poco a poco está ganando más y más adeptos a la manera en que su liga ve este negocio, sus estadios cada vez con más afluencia y rara vez inmiscuidos en actos de violencia.

El futbol Mexicano carece de equipos que se atrevan, que traten de agradar a la grada y de jugadores que por sus acciones dentro del rectángulo verde se conviertan en ídolos, tal vez y solo tal vez el disfrutar de un buen espectáculo deportivo pueda ser un factor importante para disminuir la violencia en los estadios.

Semana de mucho futbol, no mucho buen futbol, como cada torneo habrá que esperar a la liguilla, tal vez no serán partidos tan espectaculares, pero la incertidumbre de no saber si es el último partido del torneo sin duda potencia las emociones, ¡liguilla llega ya y no te acabes!

Comentarios