Nepotismo, corrupción y pago de favores a clubes particulares son solo una muestra de la porquería en que se convirtió el INPODE ya se prepare un informe completo por parte del comité de recepción.

Desde focos fundidos, paredes y techos cuarteados, puertas vandalizadas, sanitarios sin agua y completamente sucios, hasta la basificación “enrarecida” de trabajadores, es como se encuentra actualmente la Unidad Adolfo López Mateos del Instituto Potosino del Deporte (INPODE), a cargo de Miguel Ángel Álvarez Rodríguez, a días de ser entregada al nuevo gobierno estatal.

En un recorrido por las instalaciones de este supuesto centro de esparcimiento físico que, debería ser un sitio impulsor del deporte en el Estado, se comprueba que es una dependencia más, llena de corruptelas e irregularidades en la administración de Juan Manuel Carreras López.

Las condiciones físicas del lugar, son reprobables e inaceptables para realizar cualquier deporte, siendo que es de las Unidades deportivas estatales que reciben un fideicomiso público de inversión para el desarrollo del deporte, no obstante, ese recurso se ha gastado en todo, menos en apoyar actividades deportivas en favor de los potosinos.

Se comprobó, además, que, la alberca General Mariano Arista tiene un status de concesión a terceros, sin embargo existe una nómina de 24 personas sindicalizadas -8 entrenadores especializados de natación y 16 instructores-, que laboran ahí, lo cual resulta incomprensible y refiere a una total ilegalidad.

Apenas hace un año, usuarios y padres de familia, protestaron masivamente por el cobro de cuotas en esta alberca, pues a pesar de que se cancelaron las actividades debido a la pandemia, se exigió el pago.

Aunado a ello, los entrenadores que prestan sus servicios en la alberca concesionada, reciben jugosos sueldos del presupuesto público, con lo que se confirma que el INPODE es una dirección estatal asignada al acomodo de aviadores, familiares de funcionarios públicos y recomendados de directores y servidores públicos.

Así, se constata que el rubro del Deporte en San Luis Potosí, es otro tema arrumbado y plagado de desinterés de las autoridades estatales, tal y como ha sucedido en otras dependencias del Gobierno carrerista. Basta con que se asome a éste y otros espacios “deportivos”, para encontrarse con el abandono e indicios de la corrupción en el actual gobierno.

Comentarios