Dentro del Articulo top

Por Fernanda Padilla

El nuevo arzobispo Jorge Alberto Cavazos Arizpe pisó tierras potosinas después de 10 años de no haber estado en la entidad, su última visita fue en el 2012 en la toma de protesta de su antecesor, el arzobispo emérito Jesús Carlos Cabrero Romero.

Cerca de las 16:00 horas un contingente importante de feligreses enmarcaba la Carretera 70, con globos, pancartas y diversos artilugios en tonos blancos y amarillos.

En primer lugar, una banda de músicos esperaban entusiastas bajo el sol, para dar la bienvenida al nuevo arzobispo, entre ellos, resaltaba un pequeño de no superaba los 7 años, preparado con el bombo y platillo para avisar al resto del contingente la llegada del eclesiástico.

A lo largo de poco más de medio kilómetro, congregaciones de distintos grupos no paraban el ambiente, al entonar cánticos religiosos, adaptados a las nuevas generaciones que pusieron a bailar hasta los padres que con todo y sotanas, brincaron al ritmo del coro.

Los ensayos de las porras simulaban la presencia del nuevo pilar de la Iglesia potosina, al grado que fueron las sirenas de algunos elementos de seguridad los que advirtieron de la llegada de Jorge Alberto Cavazos Arizpe a suelo potosino, cuyo vehículos no se detuvo hasta el otro extremo, por lo que la multitud comenzó a correr hacia el escenario que se montó en medio de la carretera.

El primer mensaje que emitió fue ante los medios, en una rueda de prensa de unos 20 minutos, en los que habló acerca de los desafíos y retos que conllevará el estar al frente del arzobispado potosino.

Después se trasladó al escenario en donde escuchó las palabras de diversos sacerdotes quienes le otorgaron la bienvenida a San Luis Potosí.

¡Que viva San Luis Potosí!, fueron las palabras de arranque de Cavazos Arizpe frente a todos los creyentes que se dieron cita en Villa de Arriaga.

“Al entrar ya a nuestro estado, San Luis Potosí he ofrecido a Dios desde mi corazón, el Padre Nuestro y el Ave María, y precisamente a la Virgen de Guadalupe”.

Resaltó la importancia de la Virgen de Guadalupe en su vida por lo que le agradeció y encomendó a todos los potosinos a su cuidado.

Además pidió todos los asistentes que dirigieran su mano hacia él y le enviarán su bendición en silencio.

“Así que todo corazón les doy a todos mi primer bendición en esta amada arquidiócesis, (…) va dirigida sin excepción a todos los habitantes y a toda la persona y hermano que reside vive o va pasando incluso por esta gran tierra San Luis Potosí”.

Después de saludar de mano a algunos asistentes continuó su camino hacia la comunidad de Escalerillas en la capital potosina, ahí fue recibido por otra verbena, por lo que saludó a todos los presentes que no se distinguían en edades.

El siguiente punto en su ruta fue Himalaya, en ambos sitios agradeció las cálidas bienvenidas que le otorgaron, durante su trayecto, por Avenida Carranza, distintas casas incluso colgaron mensajes de bienvenida para el nuevo arzobispo, quien estaba a minutos de pisar después de muchos años la Catedral Metropolitana de San Luis Potosí.

El primer cuadro de la ciudad sobresalía entre amarillos y blancos, y cientos de personas que rodeaban como cadenas humanas los pasillos que recorrió sobre una camioneta abierta el nuevo titular de la Iglesia potosina.

Mariachi, papel metálico y muchas porras sobresalían entre los pasillos, después de estar al frente de la Catedral, demoró unos minutos en poder entrar debido a que el interior estaba abarrotado por cientos de feligreses que buscaban recibir una gota del agua bendita que otorgó desde la entrada.

“¡Ya llegó, ya está aquí, el obispo de San Luis¡”, gritaban desde los costados mientras que Cavazos Arizpe avanzaba hacia el altar principal en donde se arrodilló y entregó una ofrenda de flores a San Luis Rey de Francia para después dirigirse a una de las capillas de un costado en el que solo pudo acceder él junto a un grupo de sacerdotes.

Minutos después apareció el arzobispo emérito Jesús Carlos Cabrero Romero, para realizar el cambio de estafeta, por lo que después de algunas oraciones, Cavazos Arizpe se colocó la mitra por lo que Cabrero Romero le cedió la silla y el báculo pastoral.

Así concluyó la bienvenida del nuevo arzobispo de San Luis Potosí, Jorge Alberto Cavazos Arizpe.

Comentarios