Dentro del Articulo top

Sufren de constante hostigamientos, humillaciones, discriminaciones y ahora hasta amenazas

Por: Azdruval Velez

Las vendedoras ambulantes de flores que en fechas recientes fueron agredidas por inspectores de la Unidad de Gestión del Centro Histórico (UGCH) ofrecieron una rueda de prensa frente a las instalaciones de esta dependencia que fue promovida y creada por el aún alcalde Xavier Nava Palacios, para dar a conocer la serie de vejaciones de las que han sido objeto tras darse a conocer públicamente los atropellos de los que son víctimas.

Las comerciantes, quienes se identificaron como mujeres indígenas Nahua, expresaron que tras el evento que se presentó la semana pasada en el que un grupo de inspectores acudieron a las inmediaciones de la explanada Ponciano Arriaga para agredirlos verbal y físicamente, pasaron por un verdadero infierno en los separos de la Policía Ministerial, lugar en el que se les esposó de pies y manos por alrededor de 9 horas en las que no se les brindó alimento, únicamente malos tratos y amenazan tanto por autoridades municipales como estatales, según señaló Paulina Segundo.

“El licenciado que se dijo Ministerio Público ordenó que se nos amarraran como si fuéramos animales o peligrosos delincuentes, ahí en presencia de los inspectores (UGCH) nos amenazaron con llevarnos a la cárcel, así como multas por supuesta agresión y robo cuando nosotros jamás hemos hecho algo. Ahí no paró el tormento, llegó el señor Zenón Santiago director de la oficina de Atención Indígena del municipio y él nos dijo que nos iba a ir muy mal, incluso nos dijo que teníamos que llegar a un acuerdo con la autoridad”.

Este grupo de comerciantes, quienes señalaron que ya cuentan con el acercamiento con la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para la atención de este asunto, responsabilizaron a las autoridades municipales –en específico a Xavier Nava y los directores de área e inspectores involucrados en el caso- de lo que les pueda suceder a ellos o a sus familias ya que derivado de estos incidentes son varias las amenazas que reciben. La también comerciante indígena vendedora de flores, Isabel Suárez, indicó que no es la primera vez que son objeto de humillaciones.

“Siempre nos humillan por nuestro dialecto o nuestra forma de vestir, los mismos inspectores se burlan por como hablamos, nos jalonean, no nos respetan por ser como somos y eso no se vale, no son quien para discriminarnos a nosotros y ya basta de todo esto, ya basta Xavier Nava (…) ya no queremos que nos sigan hostigando y que estén nada más sobre nosotros, queremos que nos dejen en paz (…) nos llevaron con engaños, nos esposaron, no nos daban informes y nos amarraron, nos pies los espesaron (…) nos amenazaron que si no nos echábamos la culpa no nos iban a dejar ir”.

Por su parte, la también comerciante indígena de la tercera edad que cuenta con el padecimiento de la diabetes, Guadalupe Casimiro, señaló que le negaron la atención médica mientras estuvo detenida a pesar de que tuvo un descontrol de sus niveles de azúcar y una crisis nerviosa por la detención y las amenazas de las que fueron víctimas en los separos además de las amenazas que les hicieron para que admitieran una presunta agresión en contra del personal de inspección.

“Ese día estaba yo mala ahí adentro, y les decía que me dieran aunque sea unas pastillas para calmarme y no me dieron nada (…) ellos querían que nos echáramos la culpa nosotros porque nada iba a salir en contra de la inspectora (UGCH), lo que nunca fue así, si a una de nosotras nos agredieron y le dejaron hasta marcas de los golpes, pero la inspectora dice que nosotros la agredimos y eso no es cierto”.

Cabe señalar que la rueda de prensa se tuvo que realizar en plena superficie de rodamiento de la calle Melchor Ocampo, lo que generó el cierre momentáneo de esta vialidad, derivado de que a la llegada de las personas de origen indígena dedicadas a la venta de flores, personal de la UGCH decidió cerrar las puertas de la malla perimetral que resguarda sus instalaciones, lo que, una vez más, contraviene el nada cierto discurso del alcalde Xavier Nava de contar con una administración de puertas abiertas.

Comentarios