Dentro del Articulo top

El extitular de la Sedena lanzaba operativos contra grupos rivales del que protegía y buscaba transporte marítimo para enviar droga a EU.

Estados Unidos tenía en la mira a Salvador Cienfuegos desde hace más de un año.

Un jurado le formuló cargos por narco y lavado el 14 de agosto del 2019 y ese día una corte ordenó su arresto.

Ayer, en una audiencia virtual que duró 5 minutos, un magistrado en Los Ángeles le informó al general que se le acusa de conspiración para importar un kilo de heroína, cinco de cocaína, 500 gramos de metanfetaminas y mil kilos de mariguana. Los delitos habrían sido cometidos de diciembre de 2015 a febrero de 2017. Cienfuegos fue enviado a Nueva York, donde estará detenido sin derecho a fianza hasta su audiencia del martes.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, el general, identificado en la investigación como El Padrino, recibía sobornos de un cártel a cambio de impunidad.

Se trata del grupo criminal de Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, un lugarteniente de los Beltrán Leyva que operaba en Nayarit y Sinaloa, abatido en febrero de 2017.

Autoridades de EU interceptaron comunicaciones del general para demostrar que “abusó de su posición pública” para beneficiar a criminales, además de lanzar operaciones militares contra grupos rivales, buscar transporte marítimo para envíos de droga y ayudar a expandir el territorio controlado por los delincuentes.

Un magistrado federal en Los Ángeles instruyó al general retirado Salvador Cienfuegos Zepeda de cinco cargos en su contra y lo envió a Nueva York con orden de que permanezca detenido sin derecho a fianza hasta la siguiente audiencia, el martes 20 de octubre.

La audiencia del martes tendrá lugar en la misma corte que juzgó a Joaquín El Chapo Guzmán y que ahora lleva el proceso al exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna. El mismo magistrado, Brian Cogan, juzgó a El Chapo, ahora preside el caso contra García Luna y podría ser el encargado del caso contra el exsecretario de la Defensa.

Comentarios