El presidente dijo que “ahora el pueblo manda” y que se deben conservar las áreas naturales.

Con información de: Código San Luis

“Salvaremos la Sierra de San Miguelito porque ya no va a estar de moda la destrucción de áreas naturales para construir desarrollos inmobiliarios”, dijo el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia de prensa matutina de este 15 de agosto en Palacio Nacional.

El presidente respondió a la pregunta de una reportera respecto de un caso similar que ocurre en el vecino estado de Querétaro pero el mandatario detalló lo que se vive en San Luis Potosí y advirtió: “Ahora el pueblo es el que manda. Hay que buscar acuerdos, porque no solo se trata de rescatar las áreas naturales sino de conservarlas y cuidarlas”.

Dijo que en San Luis Potosí en una asamblea donde estaba todo el pueblo, se aprobó rescatar la Sierra de San Miguelito de un grupo desarrollador que pretende crear un proyecto inmobiliario en la zona pero eso, “ya no va a estar de moda”, sentenció.

López Obrador dijo que quienes depredan los bosques y las áreas naturales, son empresarios o políticos que sufrirán vergüenza con sus hijas y sus nietos cuando sus amigos les digan que fueron sus padres o abuelos los que destruyeron la naturaleza.

Recordó el daño hecho por la compañía canadiense, Minera San Xavier, al municipio de Cerro de San Pedro y aprovechó para recordar que fue el presidente Vicente Fox quien autorizó los permisos de explotación.

“Lo vamos a resolver”, dijo reiteradamente exhibiendo un particular interés en el tema. De esta manera, el presidente de México se muestra de acuerdo con la senadora Leonor Noyola, quien anteriormente había pedido protección para la Sierra de San Miguelito.

La Sierra de San Miguelito es un área natural protegida, pero desde hace por lo menos 30 años existe un conflicto derivado de la construcción de diversos proyectos inmobiliarios, pero actualmente el motivo de controversia es la intención de la empresa Espacios en el Horizonte que pretende construir en un polígono de dos mil hectáreas, lo que ha ocasionado fuertes confrontaciones con activistas.

 

 

Comentarios