Dentro del Articulo top

Este domingo los bolivianos votan para un nuevo presidente; en la boleta no aparece Evo Morales tras denuncias por fraude.

Casi un año después de la renuncia del mandatario socialista Evo Morales, los bolivianos votan este domingo por un nuevo presidente en un clima polarizado, con la economía golpeada por el coronavirus y temores de otra convulsión social.

Por primera vez en dos décadas, Morales no estará en la contienda electoral, luego de su salida el 10 de noviembre de 2019 en medio de una crisis desatada por las denuncias de fraude en unos comicios en los que buscaba su cuarto mandato y tras perder el apoyo de los militares.

“No sé la verdad qué va a pasar, tengo miedo que pase lo peor. Hay comentarios de los políticos que atemorizan a la gente”, dijo Virginia Luna, de 41 años, en el colegio Agustín Aspiazu, en La Paz, a donde llegó muy temprano para votar en un país que hace un año vivió violentos enfrentamientos en las calles después de la primera vuelta electoral el 20 de octubre de 2019.

En este país con 41 por ciento de población indígena, la gente hizo filas, sentada y con distancia física desde la madrugada, como en Huarina, un poblado a orillas del lago Titikaka a 70 km de La Paz.

Los centros electorales abrieron para los 7.3 millones de electores a las 08H00 locales (12H00 GMT) y cerrarán a las 17H00 (21H00 GMT) bajo un resguardo militar y policial, así como medidas sanitarias adoptadas para evitar la propagación del coronavirus. Los primeros resultados deberían conocerse una hora después.

Los candidatos favoritos son el economista Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, y el expresidente centrista Carlos Mesa (2003-2005), de Comunidad Ciudadana, segundo en los comicios de 2019.

Comentarios