Dentro del Articulo top

Ansu Fati marcó el segundo gol del Barcelona contra el Inter de Milán, y sumó un nuevo récord: ser el goleador más joven de la Champions, con 17 años y 40 días.

Por Israel Oziel Miranda Hernández

En los últimos días, Ansu Fati ha estado en boca de los seguidores del futbol, principalmente a nivel europeo y aficionados del Barcelona.

Su nombre completo es Anssumane Fati, nació el 31 de octubre del 2002 y es originario de Guinea-Bisáu. Pertenece al equipo juvenil del Barcelona, sin embargo, en la presente temporada ya hizo su debut con el primer equipo.

Tras debutar con el Barcelona y acompañado con el buen rendimiento que ha ofrecido con apenas 17 años, Ansu Fati ya se ha ganado un lugar en la historia del conjunto blaugrana: se convirtió en el segundo jugador más joven de hacer su debut en el equipo culé.

Posterior a eso, el 31 de agosto de 2019 anotó su primer gol como profesional en el partido entre Barcelona y Osasuna; gracias a esa anotación, se colocó como el futbolista más joven en toda la historia del cuadro culé en marcar en Primera División y en el tercero más precoz en la historia de La Liga de España.

Después, en el partido siguiente, Barcelona vs Valencia, salió como titular y a los 7 minutos ya había marcado gol y dado una asistencia, con lo que pasaría de nueva cuenta a la historia como el jugador más joven en obtener esos registros en La Liga.

Recientemente, en la Champions League, Fati marcó el segundo gol del Barcelona contra el Inter de Milán, y sumó un nuevo récord: ser el goleador más joven de la Champions, con 17 años y 40 días.

Sin duda son unos datos increíbles para su edad, pero más allá de las estadísticas, por lo qué se habla del nacimiento de una nueva estrella, es por lo mostrado dentro del terreno de juego.

El joven juega con mucha confianza, se entiende con sus compañeros, muestra mucha personalidad en la cancha y, al ser de La Masía, comprende muy bien el juego del Barcelona: sabe moverse al espacio, ocupar bien el terreno de juego, identifica cuándo dar un pase o intentar desbordar.

Sin duda Ansu Fati debe seguir trabajando, pero es incuestionable que tiene un gran talento, la cuestión es cómo gestionará su carrera él mismo, su familia y el Barcelona para que no se quede en joven promesa y en un futuro sea la figura que por potencial puede llegar a ser.

Comentarios